¿Por qué el chino es (y no es) el idioma más difícil del mundo?

Publicado por Rocío G. Hinojosa

A menudo escuchamos que el chino es el idioma más difícil del mundo, que contiene decenas de miles de caracteres imposibles de memorizar y que sus tonos y consonantes son impronunciables. Pero, ¿es verdad que el chino es el idioma más difícil del mundo? ¿En qué nos basamos para decirlo? ¿Influye en algo nuestra lengua materna? En este artículo hablaremos de los factores que dificultan (o facilitan) el aprendizaje del chino para personas que tienen el español como lengua materna.

 

¿Por qué el chino es el idioma más difícil del mundo?

  • La familia lingüística. Siempre nos va a resultar más fácil aprender un idioma que corresponda a la misma familia lingüística que nuestro idioma. Si hablamos español, los idiomas más fáciles de aprender para nosotros serían los de la rama de las lenguas romances (francés, portugués, gallego, catalán, italiano, rumano, etc.). El chino pertenece a la familia de las lenguas sino-tibetanas, así que está bastante alejado de nuestra lengua materna.
  • Cultura. Cuando aprendemos un idioma, la cultura y el contacto que tengamos con ese país juega un papel crucial. En el caso de aprender inglés, por ejemplo, la influencia de la cultura anglosajona en el resto del mundo es tan grande que a menudo encontramos el idioma en nuestra vida diaria: películas, canciones, eslóganes publicitarios, frases en prendas de ropa, etc. Sin embargo, durante mucho tiempo China ha estado cerrada a occidente y la cultura china aún no ha calado en el resto del mundo, por lo que es bastante improbable que encontremos el idioma chino por casualidad en nuestro día a día. Esto hace que el aprendizaje del idioma sea aún más difícil e inaccesible.
  • Los tonos. Nadie que haya aprendido chino podrá olvidar jamás el primer día de clase cuando su profesor le hizo repetir 20 veces los tonos de mā, má, mǎ, mà. El chino es una lengua tonal que posee cuatro tonos, es decir, que una misma sílaba puede pronunciarse de cuatro formas distintas y tener cuatro significados distintos, según su tono. Si confundimos los tonos, estaremos cambiando el significado de la palabra o diciendo algo incomprensible o que no significa nada. Esto resulta complicado a los hablantes de español, ya que en nuestro idioma no existen tonos y solo cambiamos la entonación de una frase para expresar sorpresa, exclamación, duda, etc.

  • Caracteres infinitos. Tampoco ayuda el hecho de que el chino no tenga un alfabeto con letras que podamos juntar para hacer palabras. El chino contiene alrededor de 50.000 caracteres y cada caracter transmite un concepto o significado. Para aprender palabras nuevas, tenemos que memorizar caracteres nuevos. No hay otra forma, ¡hay que sentarse a estudiar!
  • La escritura. Lo que más asusta a muchos posibles estudiantes de chino es la escritura de los caracteres. Para saber escribir en chino tenemos que aprender una nueva forma de escritura: los trazos que componen un caracter, la simetría de los caracteres, su tamaño y proporciones, el orden correcto de los trazos, etc. Hay que volver a la infancia y aprender a escribir con plantillas de escritura, repeticiones y mucha práctica.

  • Factores lingüísticos. La lengua tiene ciertas características que el español no tiene y que nos pueden resultar difíciles de entender y de usar. Por ejemplo, los clasificadores. Son palabras que se usan junto a los numerales para indicar la cantidad de un sustantivo. En español también existen clasificadores, por ejemplo decimos “un vaso de agua” o “una botella de agua”. Las palabras “vaso” y “botella” aquí están funcionando como clasificadores. El problema es que en chino existen cientos de clasificadores. Además, usamos un clasificador u otro dependiendo del sustantivo. Por ejemplo, no se utiliza el mismo clasificador para decir “un profesor” (一个老师, yī gè lǎoshī), “un libro” (一本书, yī běn shū) o “una calle” (一条路, yī tiáo lù).

 

¿Por qué el chino NO es el idioma más difícil del mundo?

  • Lengua aislante. El chino está clasificado como una lengua aislante. Las lenguas aislantes son aquellas cuyas palabras no se transforman para indicar género, número, persona, etc., sino que permanecen iguales y para aportar dicha información solamente hay que juntar unas palabras con otras. Es decir, hablando mal y pronto diríamos que en chino se habla “como los indios”, y eso precisamente facilita el aprendizaje del idioma. Por ejemplo, para decir “Ayer fuimos a la librería a comprar libros”, en chino diríamos 我们昨天去书店买书 (Wǒmen zuótiān qù shūdiàn mǎi shū), es decir “Nosotros ayer ir librería comprar libro”. ¡Mucho más simple que en español!
  • No hay, no hay, no hay. Al tratarse de una lengua aislante, en chino no hay tiempos verbales ni conjugaciones. Tampoco hay género masculino o femenino en los sustantivos ni se suele expresar el singular o plural. Tampoco hay artículos y las conjunciones y preposiciones son muchas menos que en español.
  • La pronunciación. La pronunciación en chino, al contrario de lo que se pueda pensar, no es tan complicada. Es cierto que tiene algunos sonidos que en español no usamos (como zhzx, etc.), pero las combinaciones de sonidos son bastante reducidas. Mientras que el español tiene unas 2.500 sílabas, el chino cuenta con solo 413 sílabas. Por tanto, una vez que controles estos sonidos, sabrás pronunciar cualquier sonido del chino sin problema. Bastante fácil, ¿no?
  • ¿Cuántos caracteres chinos tengo que aprender? Hemos mencionado previamente que el chino tiene alrededor de 50.000 caracteres pero, ¿cuántos caracteres se usan realmente? Un chino nativo conoce solamente unos 8.000 caracteres. Un extranjero será capaz de comunicarse con 600 caracteres (HSK3) y podrá leer una noticia si conoce 3.000 caracteres (HSK5 aproximadamente).
  • Reglas de escritura. Aunque la escritura china parezca un sistema muy complicado, existen reglas de escritura que suelen cumplirse en la mayoría de los casos. Un caracter siempre se escribirá de arriba a abajo, de izquierda a derecha y de dentro a fuera. Si nos acostumbramos a estas reglas, seremos capaces de escribir caracteres en el orden correcto aunque no los hayamos visto ni escrito nunca.

  • Los pictogramas y los radicales. Un gran número de caracteres chinos son pictogramas, es decir, representaciones gráficas de un objeto real. Por ejemplo, el caracter de 木 (mù – madera) se parece a un árbol o 女 (nǚ – mujer) parece una figura femenina. Este tipo de parecidos hacen que la memorización de los caracteres sea más fácil. Y ocurre lo mismo con los radicales: un caracter que tenga el radical de 女 (nǚ – mujer), tendrá un significado relacionado con la mujer. Por ejemplo, 妈妈 (māmā – madre),姐姐 (jiějiě – hermana mayor),妹妹 (mèimei – hermana menor),她 (tā – ella).

Como estas, hay miles de razones por las que podríamos considerar el chino como el idioma más difícil del mundo. O no. Todo depende de cuál sea nuestra lengua materna, nuestra motivación para aprender, el tiempo que podamos dedicarle al idioma, si tenemos posibilidad de ir a China, si hemos estudiado otros idiomas antes, etc.

Sea como sea, si estás pensando en aprender chino, ¡que no te asusten! El chino es un idioma complicado, pero no imposible 🙂

Y tú, ¿crees que el chino es difícil?

Para enterarte de todos nuestros proyectos, talleres e intercambios, puedes seguirnos en redes sociales o suscribirte a nuestra página dejando tu correo a continuación.

 

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.